Agosto 2022.
Entrada: 17 por la tarde
Salida: 22 tras la comida (opcional: 23 tras desayuno).

Coordinación (Baile en el Aire)
Almudena (contactar por llamada o mail):
origen.baile@gmail.com – 605578619

Ofrecido por Víctor Orive

C´ALMA (desde la “Trilogía del Ser”)
Movimiento Orgánico y Conciencia para Ser en/con Arte en/con la Naturaleza… para SER NATURALEZA

A desarrollar en un cortijo paradisíaco en alta montaña (a 1500m de altitud) en la falda sur de Sierra Nevada, entre acequias, bosques y cascadas, bajo la láctea bóveda celeste, con huerta propia y piscina de agua virgen… Un paraje salvaje viviendo el cotidiano al compás de la Tierra.

La experiencia se lleva a cabo en pleno parque natural, así como sobre un gran tablao de 160 mts. al aire libre, desde el que divisar el continente africano.

Un espacio para el silencio y la contemplación, donde sonreirse, respirar, meditar, moverse en cuerpo y alma… Una experiencia creativa de nutrición, recuperación y expansión para el anclaje en lo genuino dentro de los tiempos que vivimos.

“El núcleo de nuestro ser es el acto de percibir, y la magia de nuestro ser es el acto de ser conscientes. La percepción y la conciencia constituyen una misma e inseparable unidad funcional.” (Carlos Castaneda)

Danza Vivencial, Chi Kung, Rituales y Paseos Naturales, Viajes interiores a través de Visualizaciones guiadas, Meditación en Movimiento y en Quietud para la experiencia personal y grupal.

La entrega al movimiento revelador en el Gran Misterio. Un Viaje de viajes -en calma y en movimiento orgánico- para el Ser Natural.

“Algunas actividades brindan la posibilidad de descargarse de la erosión que ser uno mismo puede haber provocado, ofreciendo un tiempo de reposo, de sosiego, de vacío de sí (…), recobrar el aliento y quizás, regenerar sus ganas de vivir por medio de un retiro cotidiano o un largo paréntesis para sí; en última instancia encontrarse a sí mismo. La desaparición de los límites ligados a la identidad se hace entonces de modo propicio.
Son lugares en los que nadie tiene que rendir cuenta, en los que se accede a una suspensión feliz y gozosa, desvíos que llevan a uno mismo… Medios deliberados de reencontrar la vitalidad, la interioridad, las ganas de vivir.” (David Le Breton)